22.8.07

La educación por la piedra

Sertão


Ayer me senté en la terraza a hojear La educación por la piedra, el libro de João Cabral de Melo Neto que editó Visor. Ya traduje aquí "Tejiendo la mañana" (al configurar el enlace compruebo que fue hace justo un año). Ayer era un mero gustazo pasar las páginas al azar e irse encontrando con los títulos de los poemas. Hago ahora lo mismo y copio los que salgan (en español valen):

Dos de las fiestas de la muerte
Una eriza
"The country of the Houyhnhnms"
El mar y el cañaveral
Bifurcaciones de "habitar el tiempo"
Tejiendo la mañana
Cosas de cabecera: Recife
La caña de azúcar de ahora
Los reinos de lo amarillo
La urbanización del regazo
Psicoanálisis del azúcar
Fábula de un arquitecto
El cañaveral y el mar
Agujas
La humareda en el sertão
Sobre el sentar-/estar-en-el-mundo
Un monumento a la aspirina
Ríos sin discurso
En las cuevas de Baza
El urubú movilizado
Dos bananas & la bananera
Los vacíos del hombre
De Bernarda a Fernanda de Utrera
La educación por la piedra

Al llegar al que da título al libro me paro. Han salido veinticuatro de los cuarenta y ocho: la mitad. Transcribo ahora las frases del prólogo que tengo subrayadas:

su palabra, austera y sufrida, com el paisaje que le vio nacer
la pobreza, la sequía
su universo claro, vítreo
razón y objeto
esfuerzo por mantener la disciplina formal
poema-edificio
no ofrece una sola emoción que no venga pensada, una sola palabra que no aporte un concepto, una sola música sin la exactitud y la desnudez del único sonido necesario
educar (sobre todo, el lenguaje) exige la firmeza, la intransigencia de la piedra
actúa por insistencia, machachando los temas
escoger la palabra desestimando lo que sobrenada, lo inútil, lo que nunca será esencia

Veo también la mención de un poema dedicado a Málaga, "Pernambuco en Málaga", del libro Serial, del que el prologuista y traductor Pablo del Barco nos da estos versos:

La caña dulce de Málaga
da dócil, disciplinada:
da en el fondo de patios
y podía dar en jarras.

No tiene la fuerza de la nuestra,
criada suelta en calles, plazas:
suelta, a gusto del cuerpo...