9.12.08

Sin ti

Estuve leyéndome a finales de noviembre (¡en malecones del paseo marítimo al sol, antes de la ola de frío!) la antología de poemas del austríaco Erich Fried (1921-1988) que sacó la editorial Losada en 2005: Amor, duelo, contradicciones, seleccionada y traducida (impecablemente: queda perfecta en español) por Jorge Riechmann. El libro se divide en cuatro partes: "Poemas de amor", que son muy buenos; "Poemas de miedo, cólera y esperanza", que no están mal pero que resultan comunistamente kitschs; "Poemas de poesía", que son aceptables; y "Final", poemas de muerte que no son tan buenos como los de amor, pero que también son buenos. Fried me ha parecido una especie de Benedetti logrado, por decirlo así. El libro es de muy grata lectura, aunque enturbiada por la melancolía que producen sus poemas políticos: no por sus supuestas revelaciones de las injusticias del mundo (injusticias que ya conocíamos, y nos pesaban, antes de leerlos), sino por esa suerte de casuística teológica (¡jesuítica!) que atormenta al, así llamado, o autoproclamado, "ser de izquierdas". Octavio Paz escribió que el comunismo había sido la última herejía del cristianismo, y en los poemas políticos de Fried se aprecia claramente esa mentalidad religiosa. El poeta padece unas agonías sobre qué es lo que hay que hacer o no hacer ("Dos preguntas" o "Uno de los tres deseos"), o qué es lo que hay que aceptar o rechazar de Marx o Engels o Lenin ("Salvamentos"), que se asemejan mucho a las culpas del católico que se ha masturbado o ha comido carne el viernes de vigilia. Hay también poemas, más inquietantes, que denuncian el terrorismo de estado (denuncia que suscribo: ningún delito me parece más grave) pero sin cuestionar el terrorismo revolucionario contra el que se ejerce ("El largo brazo de la justicia"). En cualquier caso, incluso esos poemas se leen bien. Y primero están los de amor, maravillosos. Como este "Sin ti", que me parece el más emocionante del volumen: "No nada/ sin ti/ pero no lo mismo// No nada/ sin ti/ pero acaso menos// No nada/ pero menos/ y cada vez menos// Acaso no nada/ sin ti/ pero poca cosa".