11.3.10

Otro 11-M

Sexto aniversario del 11-M. No tenía pensado escribir más sobre el asunto, pero es que la otra tarde se me ocurrió una nueva idea interpretativa: la de que el 11-M fue, en realidad, el último episodio de nuestra Guerra Civil. Lo fue no porque lo fuera realmente, sino porque se vivió como tal. Los hechos son que, sobre una masa de cadáveres descuartizados y sanguinolentos, los españoles se dedicaron a llamarse asesinos los unos a los otros (según las dos fases que conjeturé en "Asimetrías y simetrías del 11-M"). Un paisaje estrictamente guerracivilista: como si la sangre hubiese desatado la furia de embestir.

* * *
PS. Me escribe un amigo: "según mi recuerdo de esos días, unos españoles llamaban asesinos a otros". Le he dicho que lea bien mi nota: en ella pongo que la reciprocidad se completó en dos fases, según la hipótesis de mi artículo enlazado. Fase 1, durante aquellos días: la Izquierda llama asesina a la Derecha. Fase 2, durante el proceso conspiranoico de los años siguientes: la Derecha llama asesina a la Izquierda. Fue una especie de escenificación en dos tiempos. Como una danza macabra.