23.1.11

Una catedral palpitante

Terminé Moby Dick entusiasmado. Qué maravilla. Un libro enorme en todos los sentidos: una catedral palpitante, como la ballena que contiene. Él mismo es también una ballena. Se va avanzando por sus páginas como por el cuerpo de la ballena; de todas las ballenas, de la historia entera de las ballenas, que es la historia de la humanidad. Es un libro que irradia analogías, analogías que despide la ballena y que confluyen en la ballena. Esa simbolización fácil de la ballena como el Mal, y de Ahab como el Odio o la Obcecación es lo que menos me ha interesado. En realidad, no lo he visto: el libro es mucho más grande que eso. El protagonista es Ismael, su mirada, su aprendizaje. Ahab es el motor de la aventura; pero la atención a la ballena, a las ballenas, la pone Ismael. Me ha admirado la potencia de Melville: su electricidad shakespiriana; a un tiempo su alegría y su entrega a la tragedia, su pesimismo vibrante. Cómo va al asunto sin remilgos, con esplendidez. Cómo nada se le escapa y pesca todas las asociaciones posibles: no hay nada que pudiéramos señalarle; ni nada que pudiéramos enseñarle. Su comprensión del ser humano es profunda: a la vez compasiva y jocosa. Celebra, como diría Borges, "la diversidad de las criaturas que forman este singular universo". Destaco dos lazos de los mil que se establecen: la relación de la ballena con las luces (su aceite o esperma enciende las lámparas del mundo); y con la muerte-renacimiento del hombre ya nacido, porque su cuerpo adulto cabe en su vientre. Melville habla del "silencio piramidal" de la ballena y las pirámides son enormes tumbas. No se traga a Ismael pero lo deja en su ataúd-salvavidas, y en el lugar del huérfano. Nietzsche tenía siete años cuando Moby Dick se publicó, pero ahí está ya todo Nietzsche: el nihilismo y la superación del nihilismo. La Ballena Blanca preconiza al iceberg del Titanic, nuevo leviatán. Salvo el tifón que atraviesan, todos los episodios tienen lugar con el mar en calma.

* * *
PS. Una estupenda edición online, con anotaciones.