14.4.15

Horrach en mi agenda

El otro día me preguntó una periodista en Madrid si yo, que escribo habitualmente sobre política, cuento con contactos entre los políticos. Le dije la verdad: que no. Carezco de agenda, y por lo tanto no tengo acceso a las fuentes, ni puedo dar primicias, ni hago análisis a partir de información privilegiada. Mi perspectiva no es propiamente la de un periodista, sino la de un lector de periódicos que además escribe en ellos. Los datos de los que dispongo son los del ciudadano "normal" (que, por otra parte, suele ser más complicado de lo que piensa Rajoy). Una virtud preventiva es la de ser consciente de esta limitación.

Pero la actualidad, siempre juguetona, ha tardado cuatro días en desmentirme. De pronto sí tengo en mi agenda a un político que es noticia: Juan Antonio Horrach. Aunque yo no lo tenía como político, sino como viejo colega del añorado blog de Arcadi Espada y como filósofo. Escribe su propio blog (de nivel), una selección de cuyos textos se publicó bajo el título acertadísimo de Disecciones (ed. Sloper). En cuanto a la política: ha sido hasta este fin de semana el candidato de UPyD a las autonómicas de Baleares y ahora le está cayendo un chaparrón.

"¡Ese Horrach de Baleares!", bramaba Losantos en la radio. Es la primera vez que oigo hablar así, públicamente, de un amigo mío. Me he quedado impresionado, y reconozco que también paralizado. No sé qué estaría pensando yo ahora sobre Horrach si no lo conociera. Puede que estuviese arremetiendo contra él, como he arremetido, por ejemplo, contra Irene Lozano. Recuerdo que el experimentado Félix Bayón, que participaba también en el blog de Espada, creía que para escribir sobre los políticos era mejor no conocerlos. Ahora noto en mí la interferencia.

Ciudadanos, o Ciutadans, nació en buena medida de aquel blog, en 2006. Bayón iba a apoyarlo en Málaga, pero se murió. Horrach fue uno de los fundadores en Baleares. En 2007 surgió UPyD, y Horrach se pasó a este partido porque lo consideraba, me cuenta, de un alcance nacional más sólido. Para entonces Ciudadanos había decidido centrarse en Cataluña. Pasado el tiempo, Horrach ha cometido el error de entrar en las refriegas entre UPyD y Ciudadanos; que tienen como origen (por decirlo con rimbombancia filosófica) el hecho de que existan dos partidos prácticamente para lo mismo.

Pero al margen de esta torpeza a la hora de maniobrar (torpeza propia del intelectual que se mete en política), sé que Horrach estaba en esto por las ideas: porque lo consideraba una manera ilustrada de luchar contra las tinieblas sobre las que tanto ha reflexionado en sus escritos. No ha sacado dinero de su aventura. Y además él ya sabía que el candidato de Ciudadanos por Baleares iba a ser Xavier Pericay: amigo y maestro suyo, al que no se iba a enfrentar. De cerca las cosas se suelen ver más sucias. En este caso yo las veo más limpias. Aunque también aquí soy consciente de mi limitación.

[Publicado en Zoom News]