19.8.19

Madre tatuada con niño de teta

Ya tengo mi imagen del verano. La he visto esta mañana caminando por la costa: una mujer tatuada, alta, fuerte y oriental dándole la teta a su niño. Lo hacía mientras caminaba también, con una parsimonia envidiable; el niño, en su bamboleo, iba seguro, feliz, alimentado. Era bellísima. Y era en aquel momento una especie de madre de todos, una madre sexual. No la he mirado mucho tiempo porque la acompañaba su pareja, un hombre inevitablemente inferior, por la comparación. El más afortunado de los hombres.

El tatuaje le otorgaba distinción. Ocupaba el hombro y todo el brazo con que sujetaba a su hijo. Era como una orla de la teta, su límite oscuro pero vibrante. El niño, entre el tatuaje y la teta, me recordó a aquellos bebés que retrató Alberto García Alix en la Movida, de padres rockeros. ¿Qué habrá sido de ellos? ¿Qué será del de esta mañana? Al menos ha empezado en una cuna pujante. Un bonito reto para su vida será estar a esa altura; vivir con ese estilo, con esa belleza.

Se ven tantos tatuajes que muchos son horribles. Pero a veces se ven unos preciosos. Y a veces se ven mujeres tatuadas con sus hijos, en brazos, en el carrito o de la mano. Hay algo en la combinación que me seduce, quizá un triunfo de la libertad. Pienso que Umbral no habría perdido la ocasión de escribir hoy un libro titulado Las madres tatuadas. Se habla de las ancianas futuras con sus tatuajes, se fantasea con su arrepentimiento. Pero no se habla de los niños que, cuando sean adultos, buscarán pieles con esa manera pictórica de resultar maternales.

La madre de esta mañana, que era una diosa del amamantamiento, plantada en la tierra con una solidez incontestable, aunque sin pesadez, ligera, me ha recordado a las mujeres que daban de mamar con una naturalidad absoluta cuando yo era niño. Me desconcierta la reivindicación actual de dar el pecho en público, cuando entonces (¡y era aún el franquismo!) estaba normalizado. ¿Qué extravío se ha producido en medio?

Los niños nos poníamos morados mirando a aquellas mujeres, con una fascinación que no debía de ser todavía erótica del todo, aunque ese componente existía sin duda. Era un espectáculo formidable, y muy frecuente. Aquellas tetas gordas, nutritivas, con los pezones muy oscuros, hacían de nosotros más unos Fellinis que unos Landas (unos Landitas seríamos poco después, con los primeros top-less). Me doy cuenta, sin embargo, de que su aceptación social era debida a que se imponía, absorbiendo a las otras, la semántica de la maternidad. Y es esa semántica la que cuesta volver a imponer ahora. Como se ve en este artículo.

* * *
En El Español.