24.8.10

Dibujo de la muerte

Llamada de Curro desde su lugar de vacaciones. Hace dos meses que no hablamos. ¿Tienes los dietarios de Gimferrer?, me dice. Necesito los dietarios de Gimferrer. He vuelto a los novísimos. Sí, los novísimos. Estoy releyendo a los novísimos. Gimferrer y Carnero sobre todo. Gimferrer y Carnero, naturalmente. Todo empezó por Detlev Spinell. Me estuve diciendo Detlev Spinell, Detlev Spinell. ¿Sabes quién es Detlev Spinell? El personaje de Thomas Mann, su relato sobre Detlev Spinell, un escritor ridículo, que anda con las mariposas y las florecillas, y que tiene un final... pero no te lo cuento. Leí el relato de Detlev Spinell y me estuve diciendo Detlev Spinell, Detlev Spinell. Entonces me fui al poema de Carnero sobre Detlev Spinell. Ahí empezó todo. ¡Qué palabra labrada la de Carnero! ¡Dibujo de la muerte! ¡Con su espectacular monotonía! Ya sólo leo a los novísimos. Gimferrer y Carnero, por supuesto. Las florecillas, las sedas. ¿No tienes los dietarios? ¡Detlev Spinell!